[VIDEO] Sergio Vargas y las críticas a su gestión: “Si hubiésemos tomado malas decisiones nos hubiésemos ido al descenso”

0

05/08/2021 9:15:35
El ex director deportivo de la U defendió su paso por el club y dijo que «que hoy aparezca jugando Cristóbal Campos, Marcelo Morales, Simón Contreras, Mauricio Morales (…) no es casualidad. Hay un trabajo, una proyección». Además respaldó la continuidad de Esteban Valencia en el banco.

“No recordaba dormir 8 horas seguidas”, dice sonriente Sergio Vargas. El ídolo de la U trabajó por dos años como director deportivo de Azul Azul, cuyo vínculo finalizó con el arribo de los nuevos dueños de la concesionaria. “Estoy tranquilo, recobré calidad de vida. Fueron años muy intensos, muy complicados”, reconoce al inicio de la entrevista.

Sin embargo, recuerda lo difícil que fue su periodo, desde el inicio. “Llegamos a fines de abril de 2019 (con Rodrigo Goldberg). Carlos Heller se había ido en marzo y la U era un volcán en erupción (…) además el equipo no funcionaba. Se había conformado un plantel en el que se había invertido mucho, pero ese año el equipo terminó penúltimo. Después vino el estallido social, luego entramos en pandemia. Nos tocó lidiar con la rebaja de presupuesto, pero pusimos el hombro a la situación. Dentro de todo la sacamos adelante”, dice el exportero.

Después les tocó sacar a jugadores importantes como Matías Rodríguez y Johnny Herrrera y cargar con la tabla acumulada que reflejaba el mal rendimiento de 2019. “Ese año salieron 17 jugadores y trajimos sólo a 6”, advierte. “Dicen que la gestión fue mala, pero si hubiésemos tomado malas decisiones nos hubiésemos ido al descenso”, sostiene.

Claro, Universidad de Chile logró evitar los partidos de promoción en las últimas fechas del torneo del año pasado. “Los objetivos se cumplieron. Jamás dijimos que íbamos a salir campeones, porque sabíamos que el club no estaba para eso. El tema era equilibrar las finanzas y estar en copa internacionales”, agrega.

¿Qué tanta libertad tenían para tomar decisiones?

Nosotros tuvimos bastante libertad. Pero la libertad era del trabajo en conjunto y colectivo. Las decisiones se tomaban en un comité deportivo, que lo integrábamos 5 o seis personas. Nosotros llevábamos la propuesta y le dábamos cierto orden de prioridad (…) dentro, y esto es muy importante, del presupuesto.

Sobre su legado, el Superman aclara que “alcanzamos a estar dos años y quedó inconcluso. Nosotros tuvimos un sólo torneo. Lo que sí logramos es que en el plantel hubiera al menos un 40% de jugadores formados en casa. Eso lo teníamos proyectado para 2022, porque en el 2019 era un 25%, pero lo pudimos alcanzar en 2021, inclusive es un porcentaje más alto”.

Entonces, había un proyecto deportivo…

Se logró hacer parcialmente. Yo quiero ser claro, que hoy aparezca jugando Cristóbal Campos, Marcelo Morales, Simón Contreras, Mauricio Morales, Luis Rojas que se fue, pero también era parte. No es casualidad. Hay un trabajo, hay una proyección.

También se refirió a la contratación de Rafael Dudamel y a la relación que tenía con el plantel. “Creo que hubo un momento complicado porque llevaba muy poco tiempo en la U y los resultados no se estaban dando. Cada uno tiene una forma de ser y en un momento se habló con los jugadores y creo que eso mejoró y fue a tiempo porque la U estaba jugando con Iquique y quedaban sólo cuatro partidos, de esos se ganaron tres y se empató uno”, cuenta.

Eso sí, para que se generara ese diálogo, él y «Polaco» Goldberg tuvieron que intervenir. “Pero ahí hubo un trabajo de la dirección deportiva, del cuerpo técnico y de los jugadores de tener conversaciones que fueron clarificadoras, que fueron sinceras. Donde se habló y se dijeron muchas cosas, se corrigieron ciertas situaciones. Eso nos permitió zafar de la promoción y terminar terceros en el campeonato”, detalla.

Superman cree que “a partir de ahí, él fue modelando su liderazgo, su relación con el plantel. Fue de otra forma, tratar de acercarse más a los jugadores. Yo voy a los números, nosotros queríamos subir en la tabla de posiciones y eso era lo que quería. Yo creo que el tema de fondo y que me hago responsable, que es un poco la deuda de nosotros, es que la calidad del juego nunca cumplió las expectativas de los hinchas de la U. El equipo nunca alcanzó un buen nivel futbolístico. Las razones pueden ser varias, se cambiaron entrenadores, jugadores”.

El exdirectivo de Azul Azul también reconoce que “en la salida de Montillo hubo equivocación de todas las partes. Las posiciones se polarizaron, lamentablemente Walter no siguió. Hizo un gran año, fue uno de los puntales del equipo. Las conversaciones con Walter las tomó (Cristián) Aubert, pero no quiero meterme en eso porque no fue partícipe. Sí lo fui para que llegara”.

En cuanto al presente de la U, respalda la continuidad de Esteban Valencia. “Creo que el rendimiento de Esteban es opción, en los 90 minutos no ha perdido, ha ganado partidos importantes. Hay que prestarles oído a los jugadores. He escuchado que están pidiendo que lo dejen. Yo creo que hay manejo del grupo y eso es muy importante en los entrenadores”, dice.

Y antes de despedirse advierte que no sabe bien quiénes están detrás de los nuevos dueños de la U. “Es una pregunta que nos hacemos todos”. Que le parece extraño que todavía no se presente un proyecto deportivo, pero advierte que ellos dejaron al club en buenas condiciones económicas para la inversión que se pueda hacer el próximo año. La situación financiera de la U, a fin de este año estará solucionado. Es cuestión de mirar el balance de 2019, el plantel tenía un valor de ocho mil 890 millones. En 2020 tenía un valor de seis mil millones y este año va a estar en menos de 6.300 millones y el próximo año, con los 27 jugadores, donde el 60% son formados en casa, el presupuesto es de 2.600 millones”.

Eso sí, afirma que su corazón sigue siendo azul. “La conexión no se terminará”, sostiene. Es más, asevera que sus puertas siempre “estarán abiertas para la U”. Aunque, esta vez analizaría bien el cargo y que “cumplan lo que prometen”.

Link Original