Leeds celebró el título y goleador habló del "amor y odio" con Bielsa

0

23/07/2020 8:32:16
Tras golear al Charlton Athletic los jugadores celebraron, obligaron al rosarino a alzar la copa y lo alabaron, incluido Patrick Bamford, quien habló de su particular relación con él.

Sin relajos de por medio, e inspirados por la consecución del ascenso, ayer el Leeds United goleó 4-0 en casa al Charlton Athletic y cerró la temporada como campeón del Championship con 93 puntos, sacándole 10 de ventaja a su más cercano perseguidor, el West Bromwich Albion.

Adentro de Elland Road solo faltaron los hinchas de Leeds, eufóricos por la vuelta a la Premier League después de 16 años. Los goles, a esta altura parte de la estadística, fueron convertidos por Ben White (14′), Stuart Dallas (28′), Tyler Roberts (51′) y Jamie Shackleton (66′).

La fiesta vino después. Primero con el dueño del club, el empresario italiano Andrea Radrizzani, quien llevó la copa hasta una esquina de la cancha donde estaba preparada la fiesta. Los jugadores entraron con las medallas puestas y una camiseta blanca que decía «Champions 20», en alusión a la temporada.

El último en ser anunciado y en ingresar fue Marcelo Bielsa, reticente en un primer momento a unirse a la fiesta, lo que no pudo evitar después de que en el plantel lo invitaran a cumplir con la ceremonia de alzar la copa. Como pocas veces, el rosarino aceptó y se unió a la fiesta, aunque a los instantes después se escabulló del grupo de jugadores y se ubicó en la mitad de la cancha junto al cuerpo técnico y su infaltable ayudante, el chileno Gabriel Aravena, más conocido como «Cachureo».

Consultados por Leeds TV, los jugadores solo entregaron elogios para el exentrenador de la Selección. «Esto no sería posible si no fuera por él, esta es una mezcla de un grupo de trabajadores y talentos jóvenes que fueron conducidos muy bien por él», dijo el defensa Liam Cooper.

El delantero Patrick Bamford, que anotó 16 goles en la liga, habló de su especial relación con el DT: «Es chistoso ver a Marcelo celebrando, es una relación de amor y odio porque te pide tanto en los entrenamientos, pero en el fondo todos sabemos que es para hacerte mejor jugador, es la pura determinación de mejorar. Es un tipo muy querible, no solo por mí».

Link Original