Un día como hoy se hizo uno de los goles más increíbles de la historia del fútbol

El 24 de marzo de 1985, Jorge Aravena anotó uno de los goles más recordados en la historia de la Roja y del fútbol chileno. El llamado ‘Gol Imposible’, apodo que entregó la FIFA para una verdadera obra de arte. Un tiro libre de ejecución inverosímil. Salvo para el ‘Mortero’.

Durante una durísima eliminatoria para el Mundial de México, Aravena anotó un gol de tiro libre ante Uruguay que aún sigue asombrando. Por la derecha en el sector norte de la cancha del Nacional, y a pasos del borde del área penal y de la línea de fondo, el Mortero se despachó un tiro libre con chanfle que cayó de golpe en el segundo palo. El disparo superó sin apelación al arquero Rodolfo Rodríguez, un portento de 1,91 metros de altura, que en esa época era uno de los mejores goleros de Sudamérica.